C/ Barrameda, 86

Prevención de la Violencia de Género Juvenil

adolescente-triste-foto-libre

La última campaña realizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España, dirigida a jóvenes hace hincapié en las siguientes premisas:

Si Tu Chico Te Controla El Móvil
Si Tu Chico Te Ridiculiza
Si Tu Chico Te Aísla De Tus Amistades
Si Tu Chico Te Hace Sentir Miedo
Cuéntalo, Hay Salida A La Violencia De Género

Para prevenir la Violencia de Género en la pareja joven, es imprescindible concienciar sobre la importancia de detectar las primeras manifestaciones del maltrato en las relaciones que se establecen en la adolescencia y las graves consecuencias que pueden tener tanto a corto como a largo plazo.

Para ello debemos ir al origen de la problemática que radica en términos como la diferencia entre sexo y género, teniendo en cuenta que el sexoes  el conjunto de características físicas, biológicas y corporales con las que nacen los hombres y las mujeres, son naturales y esencialmente inmodificables y el género es el conjunto de características psicológicas, sociales y culturales socialmente asignadas a las personas. Estas características son históricas, se van transformando con y en el tiempo y por tanto, son modificables. El género es, por tanto, la construcción psico-social de lo femenino y lo masculino (Dio Bleichmar, 1985).

Esta construcción psicosocial de género se materializa en los que se denomina los roles de género que son el conjunto de deberes, aprobaciones, prohibiciones y expectativas acerca de los comportamientos sociales apropiados para las personas que poseen un sexo determinado. Hay explicar y contarles a los/as adolescentes cuáles son las influencias que tienen los roles de género asociados al sexo desde sus tiernos comienzos en la infancia y como crean huella en sus futuras relaciones de pareja. Los estereotipos de género hacen referencia a una serie de ideas impuestas, simplificadas y fuertemente asumidas, sobre características, actitudes y aptitudes de las mujeres y los hombres. En películas Disney tildadas para el público infantil podemos observar a la perfección estos roles de género “La Cenicienta”, “Blancanieves” “La Bella durmiente”, etc. En ellas se vislumbra el papel del hombre como el sexo fuerte que salva a la pobre damisela siempre en apuros. ¿Para cuándo una mujer que salva a un hombre en apuros?

Los mismos estereotipos y roles de género los podemos apreciar en la titubeante trilogía literaria “Cincuentas sombras de Grey”, así como en el film, mujer sumisa, con baja autoestima, insegura y necesitada del amor de un hombre rico, guapo y poderoso, que las rescate de las dificultades que presenta a lo largo de su historia, mal llamada, historia de amor. Niñas, adolescentes, mujeres, madres, tías, deben saber que amor no es sumisión ni permisividad en lo que respecta a nuestras propias decisiones sean del ámbito que sean (laboral, familiar, escolar, etc.). No hay que pasar por alto programas como “Hombres, Mujeres y viceversa”, que promueven los mismos estereotipos.

Todos estos roles y estereotipos que estamos sacando a la luz hacen que la Violencia de Género se vea respaldada tanto por hombres como por mujeres. “Mi situación es normal” “Hay que sufrir por amor” “La sumisión trae placer a mi vida” “El es más fuerte que yo” “Algo hice yo mal para que se comportará así conmigo” y un largo etcétera de manifestaciones que llegan a hacer las mujeres justificando la conducta de sus parejas.

¿Qué ocurre cuando llega la adolescencia?

  • Llega el primer amor.
  • Y como harían nuestras princesas Disney… tenemos que luchar por él (pase lo que pase).
  • Adolescentes desorientados, sin información, mezcla de hormonas revolucionadas, se creen que lo saben todo, etc.
  • Su personalidad aun se está formando, por lo que no se han encontrado así mismos todavía.
  • Rebeldía con la familia y apoyo del grupo de iguales.
  • Y si nos controla es…. ¡PORQUE NOS QUIERE!

En el siguiente vídeo realizado por el Ayuntamiento de Sevilla, arrojan datos estadísticos sobre la incidencia de la Violencia de Género Juvenil, como que 1 de cada 3 adolescentes admite haber sufrido algún tipo de maltrato a manos de su pareja.

#ÉchaleCabeza El Maltrato no es solo cuando te ponen un ojo morado.

Podemos encontrar como primeras manifestaciones de maltrato:

  • Llamadas de forma obsesiva a lo largo del día, en especial cuando la joven salé con sus amistades.
  • Controlar el tipo de ropa que la adolescente se pone y criticarla con insultos si la pareja considera que la finalidad de la chica es llamar la atención de otros chicos.
  • Requerir sus claves de redes sociales o correo electrónico para registrar sus conversaciones.
  • Solicitar que la envié fotos desnuda o semidesnuda, que posteriormente puede utilizar a modo de chantaje cuando ella quiere dejar la relación.
  • Humillarla delante de amistades infravalorando sus comentarios u opiniones. Ejemplo: “Que sabrás tu de motos” “Sólo dices gilipolleces”, etc.
  • Provocar llamadas de atención fingiendo actos de suicidio tanto de forma oral o escrita, “Si me dejas me estrello con la moto”, como enviando fotografías, ejemplo: apuntándose con un arma, en el baño con las cuchillas de afeitar, etc. Se producen cuando la menor amenaza con denunciar el caso o dejar la relación.
  • Limitar la proyección de futuro, empujándola a que no continúe con sus estudios superiores. Viene producida por el afán de control de la pareja y el miedo a perder la relación por parte del chico si la adolescente conoce a personas fuera del entorno que él mismo controla.
  • Aislamiento de las amistades de la joven, bien porque únicamente quedan con las amistades del chico o bien en forma de insultos o menos precio a amistades de la chica. Ejemplo: “Tu amiga Sara es una zorra”. También se dan las situaciones donde estando con el grupo de amistades de la joven, el chico se suele comportar de forma retraída o manifestar continuamente que se aburre o discute con alguna de las amistades de ella, provocando de esta manera que sea la propia chica la que disminuya los encuentros con su grupo de amistades por sentirse incómoda ante las conductas de su pareja.
  • Presión por mantener relaciones sexuales. No hay que dejar de lado esta área tan importante ya que muchas veces no es manifestado por las adolescentes, ya que consideran que como son pareja las relaciones sexuales están dentro de la relación y que ella se niegue o no le apetezca y finalmente tenga lugar un acto sexual no implica problemática. Tenemos que hacerles conscientes de que cualquier acto que se ejerza desde su negativa, es maltrato (bien sea un tocamiento o una relación sexual completa).

Los padres y madres juegan un papel importante para poder detectar estar manifestaciones así como tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Enseñar a nuestros hijos/as que son iguales.
  • No limitar las capacidades o estudios o actividades de ocio de nuestra familia.
  • Repartir en la familia las tareas de casa.
  • Enseñarle lo mismo a nuestra hija que a nuestro hijo (incluido métodos anticonceptivos o sexualidad).

Los hombres como las mujeres deberíamos tener las mismas oportunidades, los mismos derechos, las mismas necesidades, y que ninguno de los dos debe estar por encima del otro, es decir, desde una posición de diálogo y complicidad. Cada persona tiene su espacio vital, que le es propio, y que hay que respetarlo, sin invadirlo, para poder vivir en una perfecta armonía.

María de los Ángeles Calero Serrano

Psicóloga Sanitaria, Perito forense y Formadora Profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar