C/ Barrameda, 86

La discapacidad como antónimo de incapacidad

discapacidades-multiples

El Día 3 de diciembre, se conmemorá el Día internacional de la Discapacidad. ¿Conocémos realmente qué es la Discapacidad? ¿Lo asociamos únicamente a la persona que se moviliza con silla de ruedas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) postula que “una persona con discapacidad es aquella que tiene alguna limitación física o mental para realizar actividades en su casa, escuela o trabajo, como caminar, vestirse, bañarse, leer, escribir, escuchar, etcétera”. Es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación.

Según datos del Informe Mundial de la Discapacidad realizado por la OMS en 2011, más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad; de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento.

Durante décadas, los estudios sobre discapacidad estuvieron centrados únicamente como aspecto médico, relacionando exclusivamente “discapacidad” con “enfermedad”, desarrollándose el “Modelo Médico de la Discapacidad”, considerándola únicamente como algo biológico y patológico, centrándose en la necesidad de “curarla”.

Pero existe una acepción social en el término de discapacidad, y es la interpretación que hace la sociedad y la cultura en la cuál estamos intermersos de lo que significa “discapacidad” .

Existen cuatro tipos de discapacidad:

  • Discapacidad Intelectual, disminución en las habilidades cognitivas e intelectuales del individuo. Un ejemplo de ello es el Sindrome de Down o el Trastorno del Desarrollo Intelectual
  • Discapacidad Física, la persona se encuentra limitada en sus sus habilidades motrices, como en la Parálisis Cerebral, Espina Bífida….
  • Discapacidad Sensorial, es la disminución de uno o varios sentidos(vista, odio, etc. Dentro de esta clasificación, diferenciamos entre: discapacidad auditiva, visual o incluso multisensorial.
  • Discapacidad Psíquica, aquella persona que presenta  “trastornos por el comportamiento adaptativo, previsiblemente permanentes.” Puede ser provocada por diversos trastornos mentales como la esquizofrenia, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar, etc.

Tras situarnos en lo que puede significar la discapacidad y las posibles limitaciones que presentan las personas que la padecen, nos ocupa lugar hablar de aquellas actividades que pueden hacer, según el tipo de discapacidad, ambiente, personalidad, motivaciones, objetivos, etc en el que se encuentran enclavados.

Tradicionalmente ha existido la tendencia al aislamiento o excesivo cuidado de las personas con discapacidad, limitando su propia autonomía, así como su capacidad de decisión. Una persona con discapacidad, en múltiples actividades, es capaz de decidir y conseguir las metas que se propone. Solamente hay que adaptarlas a su contexto y a sus necesidades.

Se nos puede venir a la mente, la imagen de una persona con una discapacidad física severa o una persona con una discapacidad psíquica altamente limitante: Pensamos que es incapaz de tener deseos o metas que alcanzar. Para esas personas ser autónomas, como por ejemplo para alimentarse, puede ser ya un gran reto. Una discapacidad física severa no tiene porque mermar tu capacidad de decisión, ni una discapacidad mental, te limita para luchar por realizar una actividad que te es gratificante.

La discapacidad empieza cuando no somos capaces de ver el potencial de la persona que tenemos delante.

María de los Ángeles Calero

Referencias:

Organización Mundial de la Salud (2001). Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. Madrid: IMSERSO.

Pereda, Carlos; de Prada, Miguel Ángel y Actis, Walter (2012). Discapacidades e inclusión social. Barcelona: Obra Social “la Caixa”.

VERDUGO ALONSO, M.A. (dir). Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. Instrumentos y estrategias de evaluación. Salamanca, AMARU, 2006. – «Las personas con retraso mental». En Verdugo Alonso (dir). Personas con discapacidad. Perspectivas Psicopedagógicas y rehabilitadotas siglo XXI. De España Editores, 1995, pp. 515-551

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar