C/ Barrameda, 86

Inteligencia Emocional para superar tiempos de crisis

hombre-gritando

Desde el campo de la Psicología, también podemos aportar nuestro granito de arena para superar esta difícil etapa económica que nos afecta directa o indirectamente a todas las personas en cualquier ámbito de nuestro día a día: trabajo, amigos, familia, ocio, etc.

Para ello, debemos utilizar una herramienta que tenemos a nuestro alcance denominada Inteligencia Emocional. Este término se ha dado a conocer a partir del best-seller Inteligencia Emocional, cuyo autor Daniel Goleman, la define como la capacidad para reconocer tanto nuestros propios sentimientos, como los de las personas que nos rodean y poseer la habilidad para manejarlos. Este tipo de inteligencia no se puede medir de forma numérica, pero resulta imprescindible para superar con éxito etapas de nuestro ciclo vital, ya que la inteligencia contemplada sólo como coeficiente intelectual, no asegura una vida plena de satisfacción y alegría.

La Inteligencia Emocional enfatiza el papel decisivo que tienen lasemociones dentro de nuestro funcionamiento psicológico en tiempos difíciles, como la persistencia hacia la meta aunque existan fracasos, enfrentarnos a los riesgos, etc. Un ejemplo de ello son, un conflicto con un compañero de trabajo, la incertidumbre de iniciar un nuevo negocio, ajuste en la economía familiar o una discusión de pareja.

¿Y cómo puede ayudarnos la Inteligencia Emocional a enfrentarnos a todo ello?  Lo importante es comenzar por conocer y detectar nuestras propias emociones para posteriormente enfrentarnos a ellas. En este punto, tenemos que partir de la base de que para solucionar un problemanecesitamos saber el origen de éste.

En situaciones complicadas o estresantes las emociones que surgen a priori son generalmente negativas, como por ejemplo la ansiedad, miedo, culpa, pesimismo, desesperación, nerviosismo, enfado, etc. Y todas ellas se reflejan en tres niveles: físico (sudoración, palpitaciones, dolor de cabeza…), pensamientos, son aquellas ideas que van unidas a esa emoción ( “tengo ganas de morirme”, “mi vida es un desastre”, “en mi trabajo no me comprende nadie”…) y conducta, que es el producto de nuestras emociones, siendo este nivel el más evidente, ya que yo mismo y mi entorno puede observar mi forma de actuar (chillar a uno de mis hijos, agredir a un compañero de trabajo, evitar una reunión familiar…).

Una vez que hemos detectado nuestra propia emoción y vemos como nos afecta en cada nivel (físico, pensamiento y conducta) tendremos que ponernos manos a la obra para enfrentarnos a ellas.

Para reducir ese malestar a nivel físico tenemos que realizar actividades que nos lleven a relajarnos en función de nuestras preferencias o gustos. Una buena manera es realizar un deporte que nos guste, para ello nos podemos decantar por un ejercicio que requiera  un elevado nivel de activación como puede ser correr, Boxeo, Spinning o una buena sesión de Aerobic; o para aquellos que prefieran ejercicios con menor activación, pueden realizar actividades como Pilates, Yoga, Taichí, o simplemente unos ejercicios de relajación que nos ayude a controlar nuestra respiración.

Una buena estrategia que ayuda a controlar nuestras ideas es la parada de pensamiento y para ello tenemos que darnos cuenta de que estamos continuamente dándole vueltas a una misma idea y que esta no es racional y no nos llevara a solucionar nuestro problema. Además cuanto más tiempo rumiamos ese pensamiento mayor malestar nos produce, por eso una técnica eficaz es que en ese preciso instante que seamos conscientes de que nos invaden ideas negativas, es introducir una frase o palabra que nos ayude a detener ese círculo de pensamientos. De esa manera pensaremos más racionalmente y podremos tomar una decisión adecuada.

Si somos capaces de centrarnos en nuestra emoción negativa combatiendo esos pensamientos y llevando a nuestro organismo a un estado de mayor relajación, nuestra conducta no será tan perjudicial para nosotros ni para nuestro entorno.

María de los Ángeles Calero Serrano

Psicóloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar