C/ Barrameda, 86

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en adultos

stressed-student

El Trastorno por déficit de atención/hiperactividad en adultos y comúnmente conocido como TDAH parece un trastorno más asociado a la infancia, pero también hay muchos adultos que presentan síntomas por los cuales no fueron diagnosticados en su niñez y que en su etapa adulta pueden acudir a consulta por problemas de baja autoestima, adicciones, problemas en sus relaciones de pareja, inestabilidad laboral, etc. Por ello, siempre es aconsejable una adecuada y exhaustiva evaluación en los adultos que acuden a consulta para descartar trastornos que lleven arrastrando desde etapas infantiles.

El trastorno por déficit de atención/hiperactivdad. Puede presentarse con ambos síntomas, inatento e hiperactivo,  o puede predominar el TDAH inatento o predominar un TDAH hiperactivo.

Los síntomas y el impacto funcional del TDAH no siempre desaparecen al pasar a la edad adulta y el trastorno puede persistir en más del 50% de los casos.

Un estudio  realizado a nivel internacional en la población general, señala que la prevalencia del TDAH en adultos es del 30 %. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de estos adultos con TDAH no están diagnosticados.

Detectarlo puede ser difícil porque a veces vienen a consulta por otras problemáticas: problemas de autoestima, divorcio, adicciones (drogas, alcohol, Internet, juego…), síntomas de ansiedad o depresión, incluso trastornos de personalidad.

Síntomas del TDAH en adultos

El TDAH en adultos es diferente al TDAH en niños, ya que la posible sintomatología hiperactiva disminuye quedándose dichos síntomas en manifestaciones de inquietud, mientras que los síntomas de inatención  PERSISTEN manifestándose en dificultades a la hora de llevar a cabo tareas (centrarse en una única tarea, entregar documentos de trabajo en fechas propuestas…) produciendo una afectación significativa en su vida diaria.

 Los síntomas de hiperactividad se pueden transformar en actividad constante, horarios de trabajo muy sobrecargados, llegando a convertirse en adictos al trabajo.

Los síntomas de déficit de atención se manifiestan en problemas para mantener la concentración y la atención en una tarea concreta, dificultad para iniciar y finalizar un proyecto o trabajo, gestionar su tiempo, facilidad para olvidarse de las cosas, desorganización de trabajos o tareas, etc.

El déficit de atención se manifiesta principalmente en las actividades que requieren un mayor nivel de atención y concentración en el tiempo, y en general, les lleva a ser poco organizados e inconsistentes, por lo que pueden tener más problemas en el entorno laboral.

La impulsividad en la edad adulta puede conllevarles cambios de trabajo frecuentes, pierden el control, consumo de drogas, problemas de tráfico con alto número de multas o retirada de carné, ingreso en prisión, mayor número de accidentes, carecer de paciencia para diferentes actividades, etc.

Aunque los síntomas de falta de atención y de hiperactividad pueden mantenerse en muchos de los casos, también son numerosos los casos de jóvenes con TDAH que se adaptan bien a la edad adulta y no tienen problemas de salud mental.

El TDAH puede convertir los encuentros sociales en un reto para las personas que padecen este trastorno. El simple hecho de hablar con otras personas o mantener una conversación puede ser un problema, ya que suelen llevar las directrices de la conversación o quieren ser el interlocutor más activo.  Se les recomienda que antes de hablar o actuar, recapaciten durante 10 segundos para cercionarse de si es o no una buena idea, que practiquen la “escucha activa”, prestar mucha atención a lo que los demás están comentando antes de unirse a la conversación.

A continuación os facilito unos consejos para aquellas personas que conocen y saben de sus dificultades:

La organización es una herramienta muy útil para no olvidarse de las cosas, ahorrar tiempo y llevar una vida lo más ordenada posible.

Colocar en el pasillo unos colgadores etiquetados para colocar en cada uno de ellos las llaves evitará perder tiempo pensando dónde se dejaron las llaves.

Crear listados de las tareas o actividades pendientes siempre resultará de gran ayuda para realizar un seguimiento de tus cosas pendientes. Extrema urgencia, urgente, importante pero no urgente y prioridad 0. Las que son fijas pasarla a la agenda o un calendario.

Un calendario donde poder anotar las citas, actividades sociales… puede ser muy útil si recuerdas rellenarlo.

Utilizar las notas adhesivas codificadas por colores, otorgando una categoría a cada color, como llamadas telefónicas, pagos pendientes, etc.

En el entorno laboral es importante limitar las distracciones, utilizar auriculares y música relajante para omitir los sonidos de la oficina, trabajar en un espacio ordenado donde las distracciones sean pocas organizando su mesa de trabajo antes de iniciar la actividad, tener a mano todo lo necesario, para no distraerse al tener que encontrarlo, anotar las ideas en un cuaderno para no interrumpir la tarea que se esté realizando, realizar una sola actividad/tarea durante el tiempo necesario para ella, no empezar una nueva actividad/tarea hasta que no se haya acabado la que se esté llevando a cabo, establecer horarios/rutinas de trabajo, anotar la tarea que se está realizando en un papel autoadhesivo cuando se interrumpa la tarea.

Para gestionar el tiempo es útil dividir los proyectos grandes en pequeñas tareas y fijar el tiempo disponible para realizar cada una de ellas, programar alarmas para avisarle del tiempo de finalización de cada tarea, utilizar agenda electrónica o en papel para recodar reuniones o tareas de entrega, evitar establecer horarios sobrecargados al subestimar la duración de cada una de las tareas. Es más óptimos subdividir una gran tarea en otras más pequeñas que puedan realizarse en cortos periodos de tiempo (ej. 30 minutos).

¿Qué debe de hacer un adultos que observe dichos síntomas?

Acudir a especialistas (psicólogos, neurólogos, psiquiatras ) para ayudarles en su diagnóstico y posterior tratamiento.

Muchas gracias por visitar este Blog de Psicología.  ¿Te ha gustado el artículo? No olvides darle “Me gusta” y compartirlo con tus amigos/as.

Sí tienes alguna sugerencia, comentario o duda, no dejes de escribirme a mi correo electrónico angelescalero@cop.es o rellenar el formulario que aparece a continuación y con gusto responderé.

María de los Ángeles Calero Serrano

Psicóloga Sanitaria, Perito Forense y Formadora Profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar