C/ Barrameda, 86

Ejercicio para reducir el estrés

rest-52495_640

A continuación os facilito un ejercicio que suelo utilizar durante las sesiones con toques particulares, en función de la problemática de la persona con la que trabaje en ese momento, resultando muy  útil para reducir la ansiedad y el estrés y ayudar a gestionar emociones intensas.  Antes de comenzar con el ejercicio es conveniente realizar un entrenamiento de nuestra respiración, de forma que centralicemos nuestra respiración poniendo en marcha el diafragma, es parecido a intentar llenar nuestro vientre de aire y después soltarlo.  En la siguiente imagen, se ilustra cómo llevarlo a cabo.

ejercicio-reducir-estres

EJERCICIO PARA REDUCIR EL ESTRÉS

Encuentre una posición que le resulte confortable, preferiblemente sentado o de pie con los pies en el suelo y separados hasta la altura de los hombres y las rodillas ligeramente dobladas.  Empezaremos el ejercicio agarrando una pelota contra el estrés con la mano que no sea la dominante. Concentre su atención en la mano no dominante.Estruje la pelota todo lo que pueda, imaginando al mismo tiempo que toda la tensión y los sentimientos desagradables fluyen por todas las partes de su cuerpo y empiezan a llegar hacia su brazo, a descender por él hasta la mano y que después fluyen a través de ella hasta introducirse en la pelota. Imagine que la pelota es un imán que atrae toda la tensión desde su hombro y a través del brazo, la mano y los dedos. Mirar la pelota y observar sus movimientos al estrujar la pelota le puede ayudar  en el ejercicio. Cuando la pelota se encuentra como una esponja saturada con toda su tensión y sus sentimientos desagradables, puede abrir la mano y dejar que la pelota se vaya lejos de usted, permitiéndole cargar con su tensión. En cuanto suelte la pelota, la tensión le abandonara y se disipara en el aire, desapareciendo por la habitación. Puede practicar este ejercicio varias veces hasta que sienta que su cuerpo liberado de toda la tensión negativa que acumula.

A continuación, elija un objeto que pueda mantener fácilmente en la mano  dominante y que simbolice una sensación de bienestar. Imagine que dicho objeto almacena todo el bienestar y curación que usted necesita, una sensación de seguridad y satisfacción, de paz y de calma, de claridad mental y emocional, libre de tensión y de conflictos. Permita a continuación que estos sentimientos de bienestar y curación irradien cálida y suavemente del objeto a su mano, su brazo, su hombro y recorra todo su cuerpo. Deje que fluya suavemente a través de su cuerpo, su mente y su corazón. Con cada inspiración, deje que más bienestar o curación fluya a través de usted. Con cada expiración deje partir cualquier tensión que pueda quedar.

Cada vez que quiera recordar esta sensación de bienestar, su mano dominante automáticamente puede acudir a la sensación del objeto, su forma y textura, su temperatura y color, u puede experimentar plenamente una vez más esos sentimientos y esas sensaciones positivas de bienestar  y curación.

Muchas gracias por visitar este Blog de Psicología.  ¿Te ha gustado el artículo? No olvides darle “Me gusta” y compartirlo con tus amigos/as.

Sí tienes alguna sugerencia, comentario o duda, no dejes de escribirme a mi correo electrónico angelescalero@cop.es o rellenar el formulario que aparece a continuación y con gusto responderé.

María de los Ángeles Calero Serrano

Psicóloga Sanitaria, Perito Forense y Formadora Profesional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar