C/ Barrameda, 86

El daño que ejerce la sobreprotección sobre los niños y niñas

Desde hace unos años observo y trato en consulta los efectos devastadores que ejerce la sobreprotección sobre los menores. Los padres y madres por miedo a que sus hijos/as puedan sufrir, o a modo de evitarles males, deciden actuar o hacer cosas por ellos/as, causándoles un mal y un debilitamiento de su autoestima y personalidad. También se puede observar la sobreprotección, a modo de reflejar los propios miedos de los progenitores sobre sus hijos, a modo de ejemplo, puedo contar el caso de una madre que traslado su fobia a los ascensores a sus tres hijos/as.

¿Por qué me encuentro con padres y madres que deciden por sus hijos qué estudios realizar? ¿Por qué van a buscar piso en la ciudad donde van a estudiar sus hijos/as? ¿Por qué duermen con ellos/as en sus camas, aún bien entrada la adolescencia? ¿Por qué les preparan la ropa o hacen su cama? ¿Por qué les siguen bañando o vistiendo cuando ya tienen capacidad para ello?

No podemos confundir el ayudar a los hijos e hijas a que se desarrollen como personas, con hacer las cosas por ellos/as, cortando así las alas de su experiencia en la vida y de poder saborear su propio éxito o fracaso derivado de sus acciones.

Los progenitores, con su conducta, actúan como modelos a seguir y claro está, si mi padre me insiste en que estudié derecho, como no voy a hacerlo. Los niños/as o adolescentes, por otro lado, les resulta más sencilla si los padres y madres les resuelven los problemas, ya que así, me evito el mal trago de tener que resolverlo yo. Ese es el daño más mortal que podemos hacer al desarrollo de la personalidad y autoestima de un menor, ya que no les dejamos experimentar por ellos mismos, y por ende, tampoco les dejamos aprender. La experiencia y el observar los resultados que tiene nuestro comportamiento es uno de los más valiosos aprendizajes, no te propongas limitar esas posibilidades en tus hijos/as.

Otro de los grandes efectos negativos de la sobreprotección, es convertir a mi hijo/a en un pequeño tirano/a. Ellos/as exigen cuando van siendo adultos que sigamos haciendo su habitación por ellos/as, que compremos todo aquello que nos piden y de esta forma no les enseñamos a desarrollar la tolerancia a la frustración, que es una de los problemas más extendidos entre niños, jóvenes y adultos, que reporta en problemas de conducta y en la edad adulta, incluso de pareja, ya que esperan que sigan haciendo sus parejas, lo que sus padres y madres hacían antes por ellos/as.

No hay razones mejores ni peores para decidir hacer la cosas por ellos o protegerles de un mal, únicamente piensa como padre y como madre ¿Qué valores quiero que desarrolle mi hijo/a?

El objetivo durante los ciclos vitales de la infancia y adolescencia es acompañar al menor en el desarrollo de sus actividades, hacerles ver que estamos ahí para ayudarles y orientarles, pero no para hacerlo nosotros/as. Puedo enseñarles el orden de las prendas para que se vistan solos, pero que sean ellos quién se las coloque. Por ejemplo, a partir de los 3 años, en un buen momento para enseñarles a hacer la cama. ¿Demasiado pequeño/a? Para nada, a ellos/as les encanta ver como se hacen mayores y les da confianza y autonomía, algo muy necesario para su futuro. Mi hijo/a se va la Universidad y yo me dedico a preparar durante toda la semana o el fin de semana tapper de comidas para que se lleve. Es mejor ponerse con ellos y enseñarles a cocinar, que no darle toda la tarea hecha.

Enseña a tus hijos a hacer las cosas por ellos mismo y serán más grandes de lo que puedas llegar a imaginar.

Muchas gracias por visitar este Blog de Psicología.  ¿Te ha gustado el artículo? No olvides darle “Me gusta” y compartirlo con tus amigos/as.

Sí tienes alguna sugerencia, comentario o duda, no dejes de escribirme a mi correo electrónico angelescalero@cop.es o rellenar el formulario que aparece a continuación y con gusto responderé.

María de los Ángeles Calero Serrano

Psicóloga Sanitaria, Perito Forense y Formadora Profesional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al visitar nuestro sitio web, aceptas las cookies que usamos para mejorar la navegación. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Más información | Cerrar